La Virgen de Escardiel, talla datada aproximadamente de mediados del siglo XIII, es una de las imágenes titulares de la Hermandad de Escardiel
escardiel

Ntra. Sra. Sta. María de Escardiel

La talla de Ntra. Sra. Santa María de Escardiel data aproximadamente de mediados del siglo XIII. Es por esta fecha cuando, en plena Reconquista, el rey castellano Fernando III “El Santo” conquista la zona norte del Reino de Sevilla. El Reino de Castilla adquiere así los terrenos donde se asentaba el actual municipio de Castilblanco de los Arroyos, que pasaron a ser zona de realengo como cazadero real.

Además, cuentan las crónicas de la época que era costumbre en la Corte Real del monarca, alentado por su gran devoción mariana, erigir ermitas consagradas a la Virgen  en todos los territorios salvados del dominio musulmán. Es por lo que se hace posible que en este contexto histórico, se mandase tallar una imagen de la Virgen María y erigir una ermita en la zona conocida por las gentes del lugar como “Fashcardiel”, para rendirle culto.

La Virgen de Escardiel se caracteriza por ser una talla pequeña, una típica imagen gótica de las denominadas de estilo “fernandino” o “alfonsino”. Realizada en madera de encina y con una base conformada por un candelero para poder ser vestida.

Para el profesor Hernández Díaz: “La Imagen de Nuestra Señora de Escardiel, titular de la Ermita de dicha advocación, es de tanta ingenuidad de modelado que a primera vista se ve que es obra antigua”.

En una restauración llevada a cabo con la aprobación del Instituto Andaluz de Patrimonio Histórico y bajo la dirección de D. José María Conde Carranco, se suprimieron los añadidos que existían en el busto de la talla, dejando la configuración primitiva del cuerpo. Se efectuaron a su vez catas de policromía en busto, cuello, rostro y manos, descubriéndose hasta 17 capas diferentes. Igualmente se despojó a la talla de varios elementos metálicos que contenía en su interior.

En opinión de Conde Carranco, la Virgen de Escardiel es una imagen de tamaño académico y datable hacia el S.XIII, si bien muy reformada posteriormente, fundamentalmente en los siglos XVII y XVIII en el que fue mutilada su talla original, sedente, para dotarla del candelero y vestirla al gusto de la época. Las manos son originales, de las llamadas “de tenedor”.

escardiel pastora

La Virgen de Escardiel. en procesión por las calles de Castilblanco en la Venida de 2012

Cabe destacar que la imagen porta entre sus manos una figura del Niño Jesús, obra del S. XVII, que sustituyó al original, de plomo fundido y atribuible a Juan de Mesa. Tras el proceso de conservación y restauración, se dejó al descubierto un magnífico modelado de la imagen y la extraordinaria policromía original, revelando un sorprendente parecido a otros niños realizados por Juan de Mesa, sobremanera, con el que existe en la Facultad de Bellas Artes “Santa Isabel de Hungría” de Sevilla, aunque de mucho menor tamaño.

La popularidad de la imagen es grande en toda la provincia de Sevilla. Su veneración ha dado lugar a una de las romerías más importantes y antiguas de la Andalucía occidental: la Real Romería de Nuestra Señora de Escardiel, catalogada de Interés Turístico Nacional por su histórica tradición y sus peculiaridades.

Actualmente, se rinde culto a la Virgen de Escardiel en la Hornacina central del altar de la Ermita consagrada a su nombre en Castilblanco de los Arroyos.