Salve a la Virgen de Escardiel es una obra de Javier Alonso Muñiz, compuesta hace más de veinte años y recuperada hace cinco para su interpretación por parte del Coro de San Pablo de la ciudad de Sevilla.

Salve a la Virgen de Escardiel

Rendidos señora ante tu belleza,
tu pueblo te reza Virgen de Escardiel.
Somos hijos tuyos y queremos rezarte,
por siempre cantarte plegarias con fé.

Sol del peregrino, eres la más bella,
agua en el camino, luz de mi cantar.
Y cuando a tus plantas yo vengo a rezarte,
no puedo mirarte sin querer cantar.

Salve reina y señora, salve,
pastora y madre,
hoy las flores se alegran
con tu semblante.
Primavera del cielo
y auxiliadora.
Salve reina y señora,
pastora y madre.

Contigo señora y con tu hijo santo,
la sierra y el campo no pueden morir.
Eres el auxilio de todo Castilblanco,
por siempre en tus brazos queremos vivir.

En horas de lucha eres mi consuelo,
y si desespero rezo junto a ti,
y cuando no pueda seguir el camino,
iré, peregrino, contigo a morir.

Estribillo (tres veces)

Letra y música: Javier Alonso Muñiz.

“Con todo el respeto y el amor que le tengo a mi Virgen de Escardiel, a Catilblanco, a sus gentes y, en especial a mi familia os envío la letra y en el enlace podéis escucharla de nuevo ya que la cantamos en el concierto que hizo Cáritas en el teatro de Castilblanco. Gracias por vuestra atención y cariño hacia mi y mi coro y por lo bien que nos tratáis siempre. Gracias de todo corazón” Javier Alonso